Vestido para la hermana de la novia

Qué ganas tenía de enseñaros esta costura. A tiempo pasado puedo decir que estoy muy orgullosa de este trabajo, aunque me quitase horas de sueño y preocupaciones. Ha sido todo un reto. Y eso se lo debo a un tejido tan especial como complicado de coser: el GUIPUR. Os diré que se trata de un tejido sin fondo, se trabaja al aire sobre los hilos, como una tela de araña. El soporte provisional desaparece finalmente. Una vez terminado el guipur no reposa en nada, los motivos se sostienen entre ellos enlazados entre si o unidos por hilos lanzados, de ahí su complicación en la confección.

Este reto también se lo debo a Sofía, una amiga que ha demostrado una gran confianza en mi, y tanto que sí! La idea del vestido la tenía clara, y tras ver varias colores y combinaciones se decidió por un guipur magenta sobre un cuerpo y falda de crep y gasa color cereza. Su ESTRUCTURA la forman dos vestidos: uno de crep con falda en capa y cuerpo de escote corazón; y otro de cuerpo de guipur con escote barco, semi mangas y pico en espalda con falda de gasa en capa. Los dos vestidos irían unidos por un cinturón de crep cerrado en la espalda con una larga lazada.

 

Lo difícil comenzó desde el principio, cuando hubo que pensar en la cantidad de telas que necesitaba para cada pieza. Por un lado de guipur, cuyos 52€ el metro no deja a nadie indiferente. Y por otro lado la cantidad de gasa y crep para una falda larga cortada en capa. A raíz de esto… lo he pensado mucho y voy a contaros una ANÉCDOTA cuando fui con mi amiga a comprar la tela en una tienda física de Cambados (Pontevedra):

Nada más preguntar por los tejidos, la dependienda (señora mayor y dueña del comercio de toda la vida, que seguro que cose y muy bien…) me pregunta: Para qué? Aquí ya, se me empezó a tensar una vena 🙁 Pero yo que soy muy “ghiadiña” le cuento el proyecto. Con el crep y la gasa no hubo dudas, la señora nos cortó sin comentar, pero… ay miñanaiquerida cuando llegué al guipur! Yo le pedí 50 cms y me dijo que eso no me iba a llegar. Le insistí en que había medido y que iba a aprovechar los dos sentidos de las hojas, pero ni así la convencí. Seguía diciéndome que no me llegaría porque tenía mangas, y yo venga a decirle que no eran mangas completas, pero nada. La señora erre que erre. Y a lo mejor podía tener razón pero lo que de verdad me molestaba era ese tonillo de modista profesional discutiendo con una recienllegadaalacosturamevaadeciramiquellevotodalavidacosiendo! Afuuuu… y en medio Sofía, que no sabía qué decir. En fin, que cuando mi terquedad superó su insistencia me cortó el guipur con una frasecita final envenenada: Tú verás!

Moraleja: por mucha bloguer de costura que seas, no discutas subestimes la sabiduría de una vendedora de telas de toda la vida.  Eso sí, tengo en un atado el resto del guipur del que podría sacar cuatro mangas más.

Después de esta introducción llegó lo importante, pasar el patrón a la tela y meter la tijera. Fueron muchas horas de contemplación, giros y cambios de sentido. Hasta que por fin di con la zona para RECORTAR. En los perfiles del escote de la espalda tenía claro que las hojas iban iguales y de forma recta, pero en el caso del escote barco y las mangas, ahí había que jugar con el dibujo para recortar un perfil curvo. Además os diré que por supuesto, el guipur tiene un grosor exagerado que no permite costuras de más. Es por ello que las pinzas estaban totalmente descartadas. Así, hubo que dar forma al cuerpo con la tela puesta, ajustando hasta dar con el encaje perfecto.

Como ya os dije, debajo del guipur realicé un cuerpo en crep, palabra de honor con escote corazón y muy escotado en la espalda. Tuve que diseñar una MUSELINA previa para ver cómo sentaban las ballenas y elegir el grosor para un mejor refuerzo. Lo siguiente fue la falda de crep unida al cuerpo que haría la función de forro, y la falda exterior, de gasa hasta los pies y con una mínima cola atrás. La unión de las dos faldas a los dos cuerpos se realizó con una banda a modo de cinto, sólo sujeto en su perfil superior y suelto a partir de los márgenes de la esplada de guipur. Sofía lo quería muy largo y cerrado en lazada que ocultaría el final de la cremallera invisible con corchete.

Os imaginais mi cara después de la prueba definitiva? No me lo podía creer, ni en mis mejores sueños! Estaba super feliz, no sé. Super emocionada de verlo acabado y a Sofía el resultado le encantó. No sé como explicarlo pero merece la pena vivirlo porque eso no se paga con dinero. Fue un reto difícil pero estoy super orgullosa de este vestido.

Como si de un premio se tratase: quiero agradecerle a Sofía su confianza. Una hermana no se casa todos los días y ella me dejó trabajar sin cuestionar. Estabas guapísima Sofía! Gracias!

Ahora sí que es verdad! Happy sewing!

eLISA

Mini Marshmallow dress

Estamos en verano pero no de vacaciones. Los niños no tienen cole y los tiempos para mi son muy cortitos. Cuando aprovecho? Pues cuando los peques pasan la mañana en la ludoteca, cuando deciden ir a la piscina con papá o mientras duermen la siesta (en este apartado nos vale la tumbada en el sofá jugando a la tablet). Todo esto es la escusa para que hayan pasado tres meses desde que Ana Valls me propuso testar su primer patrón INFANTIL. Ana es española, pero vive en Londres desde donde creó su propia tienda online de patrones de mujer y telas:  CocoWawa Crafts. En este caso se trata de su primer vestido Marshmallow de mujer adaptado para niñas, que aunque ya salió a la venta el año pasado, quiso mandármelo para que lo probase. Y aquí está el resultado.

Se trata de un PATRÓN de costura para niñas de entre 3 y 12 años de edad. El vestido conserva el corte trapecio, con un volante en la parte inferior, cuello de estilo bebé o lazo opcional y bolsillos interiores en los costados. Dentro del diseño existen varias versiones que podreis elegir sin modificar el cuerpo: manga tres cuartos y puños, manga corta o sin mangas. Lo bueno de esto es que puede vestirse todo el año, modificando el tejido. Podreis adquirir este patrón en la web de Ana Valls haciendo click AQUÍ. Este patrón de costura es digital y podréis encontrarlo en español e inglés, además de disponer también de la versión en adulto. En mi caso esta opción está en espera porque tengo pensado hacer una versión propia para otoño y poder aprovechar mejor este patrón.

En mi caso elegí una tela de ALGODÓN con un estampado imitando la pata de gallo en rojo. Os diré que en su día la compré online y cual fue mi sorpresa cuando ví que la trama no era una pata de gallo original, sino un estampado. Así que… pasó a formar parte del almacén de telas. Hasta que se me encendió la bombilla con este patrón y la vi ideal. Viendo las fotos me parece una alusión perfecta a Londres por el contraste del rojo elegido con el cordoncillo azul klein. Un estilo de lo más vintage, recuerdo de los mandilones de cole 🙂


Respecto al PROCESO de costura y acabado… me resultó un poco complicado elegir talla por la amplitud del diseño, y tras varias medidas y comprobaciones decidí optar por la talla original, la de los 6 años que tiene Olivia. Decir que soy mujer de poca fe, porque también dudé en el escote y la manga, me parecieron piezas exageradas, pero nada más lejos de la realidad. Una vez probado el vestido, el cuerpo y la estructura de los hombros casan perfectamente en la niña. Si las que estais acostumbradas a coser prendas infantiles de ajuste, no dudeis como yo, es un vestido amplio y cómodo en todos los sentidos. Las instrucciones de costura se siguen con apoyo de gráficos muy claros. Está perfectamente detallado el paso a paso y no tendreis problema para seguirlos. Considero que es una opción muy interesante si quereis disponer de una prenda cómoda para vuestras niñas y más como posibilidad de ir a juego con ellas. Yo me lo apunto!

Gracias Ana por tu confianza. Besos

eLISA

Vestir con simetrías

Hace justo una semana tenía lugar la #quedadacostureraenvigo para repetir el buen día que pasamos hace un año. Blogueras y costureras nos juntamos para pasear por las calles de Vigo y entrar en TIENDAS de telas y mercerías. Y como viene siendo habitual, fue imposible salir sin compra 😉 De las costuras que surjan de las telas que nos llevamos para casa, os contaré en próximos post, porque no he podido esperar a coser, y algunas ya las tengo convertidas en prendas.

Y como también viene siendo habitual, antes de la gran reunión, nos juntamos para desayunar (yo) y visitar el mercadillo de Portonovo, Ana de Qué puedo hacer con esto y una servidora. De allí me llevé dos telas, una es la que os enseño hoy… convertida en VESTIDO.

Como siempre, y para no perder mi originalidad 😉 me compro un retal sin una medida concreta. Siempre me acabo apañando, y si no coso una prenda me decido por otra. Así que aquí lo que me llamó fue el estampado. Creo que estoy pasándome un poco con las flores, no creeis? Me gustó el color de fondo y esos fuertes amarillos y corales. En fin, que a una semana de la #quedadacostureraenvigo me apetecía llevar puesto algo DIY, así que saqué de Burdas y me encontré con el patrón Modelo 117 de la revista de Junio de 2015.

Empecemos por la estructura del patrón. Ufffff! a tope de complicada! (irónico). Un solo patrón para las cuatro piezas delanteras y de espalda. Vamos, una simetría total! Me pareció super sencillo y que podía sentar genial con ese escote en pico. MODIFICACIONES? Sí, por supuesto. La primera obligada por mi retal: hubo que reducir la capa y la diagonal casi queda en una recta 🙂 No entraba el patrón y no había mucho más que hacer.

Siguiente modificación: reducí el escote delantero 5cm y amplié el de la espalda, también 5cm. Siempre me pasa con los patrones Burda, si me descuido se me ve hasta el ombligo.

Y por último, como el corte del vestido era demasiado largo, usé ese trozo de tela recortado de la basta para hacerme un cinto (cosido a la costura de la espalda) que fue largo de más. A veces lo pongo en lazada y otras le doy dos vueltas a modo de fajín, como en este caso.

De donde ya no saqué tela fue para los bolsillos. Así que me aventuré con un crep amarillo que podía dar el toque chulo al conjunto. Y creo que lo conseguí, no?

Y lo estrené. Justo hace una semana. Qué día tan especial hablando con compañeras de labores que parece que de un año a otro ya éramos íntimas.

Os contaré más de la quedada, lo prometo.

eLISA

Biquini de ganchillo forrado

Es el segundo biquini que me ganchillo. Y ni me lo creo. Quién me iba a decir que este verano tomaría el sol con una prenda tejida… Y ya me adelanto a responder la PREGUNTA universal: “Sí, me baño con el (a riesgo de que el algodón encoja). Sí, tarda mucho en secar (ni siquiera completamente). Sí, llevo uno para cambiarme (aunque eso ya lo hacía con los normales).” Aclarado esto, decir que el ganchillo de este tipo de prendas supone mucho trabajo prueba-error, por muy bueno que sea el patrón. Se trata de una prenda que exige un ajuste perfecto y por supuesto no todos tenemos un cuerpo igual. En mi caso aparte de adaptar diferentes tallas para sujetador y braguita, fue necesario reducir tiro para que la parte de abajo me quedase bien.

En mi primer biquini el tejido fue a base de puntos bajos y su trama quedaba muy cerrada, por lo que me evité forrarlo. Simplemente cosí por el interior del contorno de cintura y sisas de la braguita una goma de caucho usada para bañadores. Esto ayudó a que la prenda se ajustase bien (me quedaba un poco floja) y que el tejido no diese de sí y se abriese con el uso. En este segundo biquini usé el punto alto y un hilo de algodón mucho más fino (Drops Safrán nº13 con aguja de 3mm). Por eso ya contaba que había una segunda parte: el FORRADO. A continuación podeis ver los pasos a seguir para forrar las dos piezas:

Es necesario disponer de tela de forro para bañadores. La más genérica es de color bisón, pero la podeis encontrar también en negro. Para sacar las piezas del forro, simplemente dibujo sobre papel de patrones y recorto: la copa, el delantero y la espalda del biquini.

Sujetando con alfileres patrón y tela, recortar 2 piezas de la copa, 1 del delantero y 1 de la espalda. Puedes realizar una sola pieza para la braguita, uniendo delantero y espalda.

En mi caso, realicé la costura de unión de delantero y espalda. Ten en cuenta que aún siendo un forro, existen dos caras totalmente diferenciadas, usando la acanalada como derecho.

La costura la hago con un pespunte recto, eso sí, con aguja de punta bola o stretch, perfecta para tejidos elásticos.

A continuación usaré una cinta al bies con pespunte para estabilizar los márgenes de costura del forro. Esto evitará que se deforme o distorsione al coser y que aumente su contorno.

Esta ligueta la adherimos con la plancha a lo largo del contorno de las 3 piezas.

A continuación uso una cinta adhesiva para bieses. Se adhiere con la plancha por una cara, mientras que la otra queda protegida hasta que realicemos el dobladillo.

El uso de esta cinta adhesiva me facilita el dobladillo en este tipo de tela, tan difícil de manejar y que no permite un planchado marcado.

Desprendida la protección de la otra cara de la cinta adhesiva, de nuevo con ayuda de la plancha se hace el dobladillo.

Habrá zonas que se solape la tela o quede pinzada. Es normal en los recorridos curvos de sisas y copas.

Con las piezas ya rematadas, lo siguiente será colocarlas en el reverso del bañador. Es importante que sigamos un recorrido similar en ambas sisas y en ambas copas para conseguir la colocación perfecta.

Al igual que en la unión de los forros, la costura la hago con la aguja para tejidos elásticos, pero en este caso usando una puntada en zig-zag. Es importante que tengais en cuenta la diferencia de hilo en cada lado. En mi caso el hilo era beige y la canilla era coral.

El zig-zag queda perfectamente adaptado a la prenda y desde el derecho, al coser con el mismo color, no se nota nada.

Y aquí os dejo unas fotos de la prenda PUESTA.
 

Si os animais, los PATRONES los he adquirido en Etsy. Pertenecen a la firma Capitana Uncino. Son diseños que provienen de Las Palmas de Gran Canaria, aunque curiosamente la mayoría son en inglés. Últimamente está traduciendo al español y os lo aconsejo, porque ya de por si ha sido complicada su interpretación, así que más en otro idioma.

Recientemente Poleo Menta ha publicado un patrón de biquini muy chulo y gratuito! Podeis echarle un vistazo AQUÍ.

Como veis, no deja de sentar como un biquini normal y corriente, y mejor aún con un forro adaptado.

Os deseo un buen baño!

eLISA

Preparando la mesa

Se empieza tapizando las sillas del comedor y se acaba cosiendo MANTELES. Así me encuentro esta semana 🙂

La costura para el HOGAR es muy agradecida, se trata de técnicas muy sencillas, con pespuntes en su mayoría rectos y largos que no dan mucha dificultad a la hora de conseguir acabados perfectos. En el caso que os presento, el problema añadido venía de un retal de algodón con un bordado muy original que era: laaaaaaaaaaaaaaaarguísimo (5 metros) y muy estrecho (50 centímetros). La solución fue cortarlo por la mitad y unirlo a lo largo mediante un entredós de hilo. Y así lo hice:

Antes de empezar a coser fue necesario alinear los márgenes para que las dos piezas cuadraran perfectamente unidas.

Encarando el revés del entredós con los márgenes derechos de ambas telas, realizo un pespunte para unir el mantel. La superficie sobrepuesta no supera los 0,5cm.

Para ayudar a que la costura fuese recta, tomé como referencia los márgenes de la tira del entredós.

A continuación, y con ayuda de la plancha, abrí la costura del revés. Esto me ayudó a asentar el margen de tela hacia fuera y poder coser un pespunte recto todo a lo largo.

Durante este paso hay que tener cuidado de no coser sobre el entredós. Siempre sobre la tela.

En el caso del remate alrededor del mantel realicé un simple doble dobladillo, ya que en el ancho del mantel necesitaba toda la tela disponible.

Toda la atención debéis tenerla en las esquinas para que queden bien perfiladas.

Como veis es de lo más sencillo y gracias a la originalidad de la tela y el contraste del entredós ha quedado un mantel muy chulo, para lucir en cualquier mesa. En este caso el adorno surgió de una NECESIDAD, pero si os gusta y quereis aplicarlo aunque tengais tela más que suficiente, en el estupendo blog de Sara De costura y otras cosas, podreis encontrar ESTE TUTORIAL, que aunque para prendas de vestir, es perfectamente aplicable.

Y ya que estaba (y con tela más que suficiente), me puse con un estupendo lino azul e hice otro mantel, esta vez aplicando OTRO TUTORIAL de Sara, genial como siempre, y que te asegura dejar una esquinas de lo más perfectas. En este caso, la tela era suficiente para poder dejar una basta de 6cm, con una esquina en inglete muy destacada.

Lo que dicen es que “no hay dos sin tres”, no? Pues eso. Todavía me queda otro mantel rojo, esta vez para la mesa ya cerrada 😉

Se ve que le he cogido gustillo a esto de coser para casa.

eLISA