Capa para otoño

Me he tomado un descansillo bloguero… entre medias un viajecito descubriendo Luxemburgo, Alsacia y Selva Negra y a la vuelta la puesta a punto del calendario de talleres y monográficos que nos esperan durante el curso. Mucha ocupación y poco tiempo, como siempre. Así que la opción de participar en un RETO organizado por Handbox siempre es perfecta para poner al día el blog.

En esta ocasión el #desafiohandbox se titulaba #otoñoribesycasals. Se trataba de coser una prenda de otoño con la nueva colección de TELAS de temporada de la fantástica tienda Ribes&Casals. En varias ocasiones he visitado sus comercios y me he quedado alucinada de la gran variedad de tejidos a precios muy interesantes. A mi me encanta probar texturas nuevas y esta era una oportunidad de hacerlo. Yo consulté los tejidos desde su web y me decidí por un Punto Baguilla Bicolor cuyo nombre no había visto hasta el momento. No sé, no lo pude tocar por supuesto, pero la descripción me pareció interesante: Tela de punto baguilla gris vigoré con hilos metalizados. Baguilla con mucho peso y con un porcentaje justo de Spandex que le aporta caída al tejido. Está compuesto por unos hilos efecto metalizado que dan un leve toque brillante. Tela para jerséis y prendas de exterior para la temporada de invierno. Junto con la baguilla pedí a modo de forro un Punto fino de lycra negro.

Y la sorpresa llegó cuando recibí la tela en casa. Me encantó! Tiene muchas posibilidades, por eso me costó decidirme por una costura en concreto, siempre de un PATRÓN sencillo. Y qué mejor que los maravillosos patrones japoneses de Noriko Sasahara. Ya presenté su libro Casual Sweet Clothes en el blog, y lo seguiré haciendo, porque todos sus modelos se merecen una oportunidad de costura. En este caso combiné dos patrones, al modelo de abrigo-capa D le añadí la capucha del Q.

Como anécdota del tejido escogido, antes de la COSTURA fue necesario estabilizar los márgenes de toooooooodasss las piezas con fliselina al bies con pespunte. Fue un trabajazo, sobre todo porque la urdimbre del tejido es ese hilo plata que con la plancha desaparece por arte de magia. Te sorprendería el super agujero que puedes hacerle a la tela con un poco de calor (me pasó sí, me pasó). Pero digamos que la dificultad sólo radica en eso, porque la costura es tan sencilla que no tendrás más problemas. En mi caso decidí forrar el abrigo-capa con la lycra de punto, tanto la capucha como el cuerpo, dejando en baguilla las vistas (entreteladas en negro previamente). Os dejo con algunas imágenes del proceso.

Una vez finalizada la prenda, os aseguro que resulta de lo más CÓMODA. No le puse ningún tipo de cierre, ni el botón superior en el escote que proyecta el patrón. No sé como explicarlo, es como una manta que se te pega al cuerpo, un tacto super agradable y que da un calor increíble. La prenda te abraza y se te adapta el cuerpo totalmente gracias a esa elasticidad y peso que tanto me gustaron desde el principio. Lo que sí… cuando ya tienes la prenda en la percha y piensas en sacarla a la calle, en con qué vestirla… me pareció que le faltaba vida, que le faltaba color, aunque fuesen unos tonos otoñales.

Y no se me ocurrió otra cosa que hacer POMPONES de restos de merino. Con ellos ideé el cierre del escote y el resto los uní al bajo del abrigo-capa. Ni que decir tiene que a mi hija le chifló, es super fan de los colores y los pompones, y que sin ellos, la prenda pasaría totalmente desapercibida para ella. Ahora sólo me queda llevarla a la salida del cole 🙂

   

Estoy encantada con mi super capa de pompones, aunque las temperaturas a punto de comenzar Noviembre no bajan de 25 grados. Insólito en esta parte del mapa y que aunque nos alegra el día despertarnos con la luz del sol permanentemente… necesitamos que llueva. Yo lo deseo con todas mis fuerzas!

Queremos un otoño de verdad!

eLISA

Vestir con simetrías

Hace justo una semana tenía lugar la #quedadacostureraenvigo para repetir el buen día que pasamos hace un año. Blogueras y costureras nos juntamos para pasear por las calles de Vigo y entrar en TIENDAS de telas y mercerías. Y como viene siendo habitual, fue imposible salir sin compra 😉 De las costuras que surjan de las telas que nos llevamos para casa, os contaré en próximos post, porque no he podido esperar a coser, y algunas ya las tengo convertidas en prendas.

Y como también viene siendo habitual, antes de la gran reunión, nos juntamos para desayunar (yo) y visitar el mercadillo de Portonovo, Ana de Qué puedo hacer con esto y una servidora. De allí me llevé dos telas, una es la que os enseño hoy… convertida en VESTIDO.

Como siempre, y para no perder mi originalidad 😉 me compro un retal sin una medida concreta. Siempre me acabo apañando, y si no coso una prenda me decido por otra. Así que aquí lo que me llamó fue el estampado. Creo que estoy pasándome un poco con las flores, no creeis? Me gustó el color de fondo y esos fuertes amarillos y corales. En fin, que a una semana de la #quedadacostureraenvigo me apetecía llevar puesto algo DIY, así que saqué de Burdas y me encontré con el patrón Modelo 117 de la revista de Junio de 2015.

Empecemos por la estructura del patrón. Ufffff! a tope de complicada! (irónico). Un solo patrón para las cuatro piezas delanteras y de espalda. Vamos, una simetría total! Me pareció super sencillo y que podía sentar genial con ese escote en pico. MODIFICACIONES? Sí, por supuesto. La primera obligada por mi retal: hubo que reducir la capa y la diagonal casi queda en una recta 🙂 No entraba el patrón y no había mucho más que hacer.

Siguiente modificación: reducí el escote delantero 5cm y amplié el de la espalda, también 5cm. Siempre me pasa con los patrones Burda, si me descuido se me ve hasta el ombligo.

Y por último, como el corte del vestido era demasiado largo, usé ese trozo de tela recortado de la basta para hacerme un cinto (cosido a la costura de la espalda) que fue largo de más. A veces lo pongo en lazada y otras le doy dos vueltas a modo de fajín, como en este caso.

De donde ya no saqué tela fue para los bolsillos. Así que me aventuré con un crep amarillo que podía dar el toque chulo al conjunto. Y creo que lo conseguí, no?

Y lo estrené. Justo hace una semana. Qué día tan especial hablando con compañeras de labores que parece que de un año a otro ya éramos íntimas.

Os contaré más de la quedada, lo prometo.

eLISA

Biquini de ganchillo forrado

Es el segundo biquini que me ganchillo. Y ni me lo creo. Quién me iba a decir que este verano tomaría el sol con una prenda tejida… Y ya me adelanto a responder la PREGUNTA universal: “Sí, me baño con el (a riesgo de que el algodón encoja). Sí, tarda mucho en secar (ni siquiera completamente). Sí, llevo uno para cambiarme (aunque eso ya lo hacía con los normales).” Aclarado esto, decir que el ganchillo de este tipo de prendas supone mucho trabajo prueba-error, por muy bueno que sea el patrón. Se trata de una prenda que exige un ajuste perfecto y por supuesto no todos tenemos un cuerpo igual. En mi caso aparte de adaptar diferentes tallas para sujetador y braguita, fue necesario reducir tiro para que la parte de abajo me quedase bien.

En mi primer biquini el tejido fue a base de puntos bajos y su trama quedaba muy cerrada, por lo que me evité forrarlo. Simplemente cosí por el interior del contorno de cintura y sisas de la braguita una goma de caucho usada para bañadores. Esto ayudó a que la prenda se ajustase bien (me quedaba un poco floja) y que el tejido no diese de sí y se abriese con el uso. En este segundo biquini usé el punto alto y un hilo de algodón mucho más fino (Drops Safrán nº13 con aguja de 3mm). Por eso ya contaba que había una segunda parte: el FORRADO. A continuación podeis ver los pasos a seguir para forrar las dos piezas:

Es necesario disponer de tela de forro para bañadores. La más genérica es de color bisón, pero la podeis encontrar también en negro. Para sacar las piezas del forro, simplemente dibujo sobre papel de patrones y recorto: la copa, el delantero y la espalda del biquini.

Sujetando con alfileres patrón y tela, recortar 2 piezas de la copa, 1 del delantero y 1 de la espalda. Puedes realizar una sola pieza para la braguita, uniendo delantero y espalda.

En mi caso, realicé la costura de unión de delantero y espalda. Ten en cuenta que aún siendo un forro, existen dos caras totalmente diferenciadas, usando la acanalada como derecho.

La costura la hago con un pespunte recto, eso sí, con aguja de punta bola o stretch, perfecta para tejidos elásticos.

A continuación usaré una cinta al bies con pespunte para estabilizar los márgenes de costura del forro. Esto evitará que se deforme o distorsione al coser y que aumente su contorno.

Esta ligueta la adherimos con la plancha a lo largo del contorno de las 3 piezas.

A continuación uso una cinta adhesiva para bieses. Se adhiere con la plancha por una cara, mientras que la otra queda protegida hasta que realicemos el dobladillo.

El uso de esta cinta adhesiva me facilita el dobladillo en este tipo de tela, tan difícil de manejar y que no permite un planchado marcado.

Desprendida la protección de la otra cara de la cinta adhesiva, de nuevo con ayuda de la plancha se hace el dobladillo.

Habrá zonas que se solape la tela o quede pinzada. Es normal en los recorridos curvos de sisas y copas.

Con las piezas ya rematadas, lo siguiente será colocarlas en el reverso del bañador. Es importante que sigamos un recorrido similar en ambas sisas y en ambas copas para conseguir la colocación perfecta.

Al igual que en la unión de los forros, la costura la hago con la aguja para tejidos elásticos, pero en este caso usando una puntada en zig-zag. Es importante que tengais en cuenta la diferencia de hilo en cada lado. En mi caso el hilo era beige y la canilla era coral.

El zig-zag queda perfectamente adaptado a la prenda y desde el derecho, al coser con el mismo color, no se nota nada.

Y aquí os dejo unas fotos de la prenda PUESTA.
 

Si os animais, los PATRONES los he adquirido en Etsy. Pertenecen a la firma Capitana Uncino. Son diseños que provienen de Las Palmas de Gran Canaria, aunque curiosamente la mayoría son en inglés. Últimamente está traduciendo al español y os lo aconsejo, porque ya de por si ha sido complicada su interpretación, así que más en otro idioma.

Recientemente Poleo Menta ha publicado un patrón de biquini muy chulo y gratuito! Podeis echarle un vistazo AQUÍ.

Como veis, no deja de sentar como un biquini normal y corriente, y mejor aún con un forro adaptado.

Os deseo un buen baño!

eLISA

Falda de punto

No suelo ir de tiendas a comprarme ropa, y cuando lo hago siempre acabo gastándome el dinero en los niños, como si no tuviesen que vestir mañana. Es un problema porque para mi todo me parece excesivo, pero si es para ellos ni me lo pienso. Seguro que os pasa a más de una.

Hace una semana me vi con una tarde libre y no sabía qué hacer, así que pillé el coche y me dispuse a pasar 4 horas de TIENDA en tienda. Odio probar, pero sin niños es mucho más fácil, así que entre lo que llamó la atención me vi con una falda (prenda de la que me escaqueo bastante) frente al espejo. Me encantó! Esta se viene para casa! Lo que duró hasta que decidí extenderla en el suelo y analizar la forma. Se trataba de un cuarto de capa, de tejido muy grueso de punto, sin cintura ni basta (a ras de cuchilla). Un nada de costura vamos! Y allí se quedó, en el mostrador del probador.

5-to-mamacosesola

Estudiada la estructura, me pasé por la tienda de telas y escogí un tejido similar, punto grueso y elástico, de color azul marino, cuyo corte no deshilachase. Con 80cm fue suficiente. Ya en mi cuarto de COSTURA seguí los siguientes pasos:

falda-punto-1

Material: tejido + papel patrones + cinta métrica

falda-punto-2

Como ves, a pesar de ser gruesa tiene mucha elasticidad

falda-punto-3

Realizaremos el patrón de la falda, con la tela doblada sobre uno de los altos, según medidas tomadas

falda-punto-4

Marcamos el contorno del patrón, en mi caso con alfileres y cortamos. Atención al contorno de cintura, al ser elástica se verá muy pequeño (mejor ir cortando poco a poco hasta adaptarla)

falda-punto-5

Cerramos la falda con un pespunte recto

falda-punto-7

Después de comprobar que tu cintura se adapta perfectamente al contorno (debe quedar muy tensa), uniremos una tira cortada al bies a modo de vista

falda-punto-8

Unida la vista de la cintura, pasamos un pespunte muy cerca de la costura para que no salga hacia afuera

falda-punto-10

Marcamos a la altura de la cadera una línea paralela al bajo de la falda. Yo la señalé con alfileres

falda-punto-11

Dejando esa línea imaginaria que hemos marcado, haremos una doblez sobre ella y coseremos un pespunte a 0,5cm del borde, a lo largo de todo el contorno

falda-punto-12

Planchamos del reverso para asentar la lorza que acabamos de crear. Y listo!

1-to-mamacosesola 2-to-mamacosesola 6-to-mamacosesola 3-to-mamacosesola 4-to-mamacosesola

Aquí me teneis, posando después de la costura. Hacía un día tan bueno que le dije al jefe: venga, bajamos a la calle y me sacas “dos” fotos. Qué paciencia meu rei! Cómoda de vestir y fácil de coser…

Os animais?

eLISA

Vestido con tul

…Y como le había cogido el gusto al más DIFÍCIL todavía… me aventuré con un tul de lo más… cómo lo diría? Delicado? o… Demirameynometoques?

5-to-mamacosesola

Aquí teneis el segundo vestido para una invitada de la misma boda que os anuncié en el PASADO POST. Se trata de una prenda unicolor, usando el tono nude como protagonista. También dividido en dos partes perfectamente diferenciadas, se distingue por jugar con las TRANSPARENCIAS del tul plumeti de topos bordados sobre un tejido de raso.

6-to-mamacosesola

Lo que más destaca en un primer golpe de vista es el amplio y pronunciado ESCOTE. Los hombros quedan relegados a un mínimo tirante que vuelven a ensancharse en la espalda, formando un escote en V. Resaltar las pinzas desde el centro del delantero, formando un ángulo. Era la primera vez que probaba esta estructura en un cuerpo y estoy encantada con el resultado, me pareció muy original.

Unido al cuerpo van las MANGAS cortas de tul, siguiendo un patrón japonés (aquí me persigue el más difícil todavía). Así que dos costuras en vez de una 🙁 Resultaron muy complicadas de coser, cuidando siempre el detalle de los márgenes, que por ser transparentes obligaba a que quedasen perfectamente definidos. Al coser cada unión tuve que colocar entretela fungible para que no se frunciera la tela y se mantuviese recta. Una vez realizada la costura, con una pinza retiré los restos de entretela adheridos. Fue tal el cuidado que había que tener, que no las uní al cuerpo hasta el final, en el momento del forrado.

En cuanto a la FALDA vuelvo a repetir el tableado, en este caso con menos vuelo. Como si de una tela sola se tratase, con raso y tul unidos. Sin embargo, la separación en el centro de la espalda de las dos telas tuvo su peligro. Más de una vez tuve que recolocar la cremallera y comprobar que la tensión de cada tejido fuese igual. Un trabajazo! pienso que lo peor del vestido 😉

1-to-mamacosesola 2-to-mamacosesola 3-to-mamacosesola 4-to-mamacosesola

Tengo que decir que como siempre dudé hasta el FINAL. Nuevo cuerpo, nuevas medidas, nuevas costuras que no había probado antes. Pero esto es la sal de la vida señores! Así que una vez acertado con el encaje y comprobando que la mezcla funcionaba, la satisfacción es total. Yupiiiiiiii!

7-to-mamacosesola 8-to-mamacosesola

Os PRESENTO a esta chica tan guapa: se llama Paz y aunque ha tardado en sucumbir a los encantos de la ropa hecha a medida, se ha animado a probar y posar así de bien. Sobre todo en las últimas fotos, cuando ya nos olvidamos de la cámara y descubrimos que puede ser hasta divertido. Muchas gracias Paz!

9-to-mamacosesola 10-to-mamacosesola

Y no puedo finalizar el post sin estas fotos. No me digais que no os llevarías a estas tres a un sarao para montar algo divertido? Así lo pasamos una mañana de domingo en la QUINTA DE SAN AMARO. De nuevo, gracias y gracias a Nacho y Julio. Os queremos!

Tienes una boda? Cuéntamelo 😉

eLISA