Vestido para la hermana de la novia

Qué ganas tenía de enseñaros esta costura. A tiempo pasado puedo decir que estoy muy orgullosa de este trabajo, aunque me quitase horas de sueño y preocupaciones. Ha sido todo un reto. Y eso se lo debo a un tejido tan especial como complicado de coser: el GUIPUR. Os diré que se trata de un tejido sin fondo, se trabaja al aire sobre los hilos, como una tela de araña. El soporte provisional desaparece finalmente. Una vez terminado el guipur no reposa en nada, los motivos se sostienen entre ellos enlazados entre si o unidos por hilos lanzados, de ahí su complicación en la confección.

Este reto también se lo debo a Sofía, una amiga que ha demostrado una gran confianza en mi, y tanto que sí! La idea del vestido la tenía clara, y tras ver varias colores y combinaciones se decidió por un guipur magenta sobre un cuerpo y falda de crep y gasa color cereza. Su ESTRUCTURA la forman dos vestidos: uno de crep con falda en capa y cuerpo de escote corazón; y otro de cuerpo de guipur con escote barco, semi mangas y pico en espalda con falda de gasa en capa. Los dos vestidos irían unidos por un cinturón de crep cerrado en la espalda con una larga lazada.

 

Lo difícil comenzó desde el principio, cuando hubo que pensar en la cantidad de telas que necesitaba para cada pieza. Por un lado de guipur, cuyos 52€ el metro no deja a nadie indiferente. Y por otro lado la cantidad de gasa y crep para una falda larga cortada en capa. A raíz de esto… lo he pensado mucho y voy a contaros una ANÉCDOTA cuando fui con mi amiga a comprar la tela en una tienda física de Cambados (Pontevedra):

Nada más preguntar por los tejidos, la dependienda (señora mayor y dueña del comercio de toda la vida, que seguro que cose y muy bien…) me pregunta: Para qué? Aquí ya, se me empezó a tensar una vena 🙁 Pero yo que soy muy “ghiadiña” le cuento el proyecto. Con el crep y la gasa no hubo dudas, la señora nos cortó sin comentar, pero… ay miñanaiquerida cuando llegué al guipur! Yo le pedí 50 cms y me dijo que eso no me iba a llegar. Le insistí en que había medido y que iba a aprovechar los dos sentidos de las hojas, pero ni así la convencí. Seguía diciéndome que no me llegaría porque tenía mangas, y yo venga a decirle que no eran mangas completas, pero nada. La señora erre que erre. Y a lo mejor podía tener razón pero lo que de verdad me molestaba era ese tonillo de modista profesional discutiendo con una recienllegadaalacosturamevaadeciramiquellevotodalavidacosiendo! Afuuuu… y en medio Sofía, que no sabía qué decir. En fin, que cuando mi terquedad superó su insistencia me cortó el guipur con una frasecita final envenenada: Tú verás!

Moraleja: por mucha bloguer de costura que seas, no discutas subestimes la sabiduría de una vendedora de telas de toda la vida.  Eso sí, tengo en un atado el resto del guipur del que podría sacar cuatro mangas más.

Después de esta introducción llegó lo importante, pasar el patrón a la tela y meter la tijera. Fueron muchas horas de contemplación, giros y cambios de sentido. Hasta que por fin di con la zona para RECORTAR. En los perfiles del escote de la espalda tenía claro que las hojas iban iguales y de forma recta, pero en el caso del escote barco y las mangas, ahí había que jugar con el dibujo para recortar un perfil curvo. Además os diré que por supuesto, el guipur tiene un grosor exagerado que no permite costuras de más. Es por ello que las pinzas estaban totalmente descartadas. Así, hubo que dar forma al cuerpo con la tela puesta, ajustando hasta dar con el encaje perfecto.

Como ya os dije, debajo del guipur realicé un cuerpo en crep, palabra de honor con escote corazón y muy escotado en la espalda. Tuve que diseñar una MUSELINA previa para ver cómo sentaban las ballenas y elegir el grosor para un mejor refuerzo. Lo siguiente fue la falda de crep unida al cuerpo que haría la función de forro, y la falda exterior, de gasa hasta los pies y con una mínima cola atrás. La unión de las dos faldas a los dos cuerpos se realizó con una banda a modo de cinto, sólo sujeto en su perfil superior y suelto a partir de los márgenes de la esplada de guipur. Sofía lo quería muy largo y cerrado en lazada que ocultaría el final de la cremallera invisible con corchete.

Os imaginais mi cara después de la prueba definitiva? No me lo podía creer, ni en mis mejores sueños! Estaba super feliz, no sé. Super emocionada de verlo acabado y a Sofía el resultado le encantó. No sé como explicarlo pero merece la pena vivirlo porque eso no se paga con dinero. Fue un reto difícil pero estoy super orgullosa de este vestido.

Como si de un premio se tratase: quiero agradecerle a Sofía su confianza. Una hermana no se casa todos los días y ella me dejó trabajar sin cuestionar. Estabas guapísima Sofía! Gracias!

Ahora sí que es verdad! Happy sewing!

eLISA

Top topo

Quien diga que en verano no se teje… está muy equivocado. Si cabe y en mi caso yo tejo más porque tengo más momentos compatibles: llámense parque, plaza, piscina o sobremesas eternas. Mi bolsa con madejas, ganchillo, tijeras y clips es todo lo que necesito para eternizarme sentada y sin moverme del sitio. Y como este año las prendas de baño a crochet son más que tendencia me lo han puesto a huev… En poco más de 3 horas pude ganchillar esta prenda para Olivia, siempre con ella a mano para improvisar medidas y contornos y ajustar este TOP.


Después de publicarlo en mi cuenta de Instagram, he recibido varios mensajes pidiendo información, así que aquí os dejo varias INDICACIONES para poder tejer este #toptopo. Decir que se trata de una adaptación para niña de un patrón de biquini de pago para mujer, realizada por mi amiga Marta 🙂

Materiales:

-Aguja de ganchillo nº 3,5mm

-2 ovillos de Drops Love you 6

-Aguja lanera

TRIÁNGULOS (2) Se tejen en hileras, dando la vuelta a la labor.

v1. 35cad.

v2. 1cad, 34pb

v3. 1cad, 33pb

v4. 1cad, 32pb

v5. 1pe, 1cad, 30pb, saltar 1pb

v6. 1cad, 29pb, saltar 1pb

v7. 1pe, 1cad, 27pb, saltar 1pb

v8. 1cad, 26pb

v9. 1pe, 1cad, 24pb, saltar 1pb

v10. 1cad, 23pb, saltar 1pb

v11. 1pe, 1cad, 21pb

v12. 1cad, 20pb, saltar 1pb

v13. 1pe, 1cad, 18pb

v14. 1cad, 17pb

v15. 1pe, 1cad, 15pb

v16. 1cad, 14pb

v17. 1pe, 1cad, 12pb, saltar 1pb

v18. 1cad, 11pb

v19. 1pe, 1cad, 9pb

v20. 1cad, 8pb

v21. 1pe, 1cad, 6pb

v22. 1cad, 5pb

v23. 1cad, 4pb

v24. 1pe, 1 cad, 2pb

v25. 1cad, 2pb

Rematamos. Tejemos 1 triángulo más.

Antes de comenzar el cuerpo, debemos rematar los triángulos a excepción de la base. Por los márgenes externos realizamos puntos bajos, mientras que por los margenes internos usaremos los pequeños ojales dejados en el perfil. Así, realizamos 5pa en un hueco, y en el siguiente 1pb. Obtendremos en cada márgen 6 ondas. En el pico superior acabaremos con 3cad y 1pb en el mismo punto para formar el ojal de las tiras.

CUERPO

Sobreponemos los dos triángulos a una distancia de 15 puntos de la base (la unión central de las dos copas debe unir 15 puntos de uno y otro triángulo. La unión la haremos mediante puntos bajos y seguiremos tejiendo por el perfil de la base de uno de los triángulos. A continuación y siguiendo el perfil del contorno del pecho, realizaremos una tira de cadenetas que enlazarán con el extremo del otro triángulo para finalizar el contorno del pecho en la unión inicial de los triángulos.

A partir de aquí realizaremos filas de pa y pb alternadas hasta consiguir el largo deseado.

El remate del cuerpo se realizará con una penúltima fila: *pb, 2cad, saltar 1pa, 1pb* repetir hasta el final. Y una última fila: *5pa en el espacio de 2cad, 1pb en el siguiente espacio de 2cad* repetir hasta el final.

TIRAS (2) 150cad (cada tirante está formado por una doble cadeneta).

A modo de “camuflaje” he colocado unos adornos plateados en los principios y finales de cada vuelta, para que no se notase tanto la diferencia de trama. Además para Olivia, cualquier adorno nunca es suficiente, antes muerta que sencilla 😉

Espero que os guste y os animeis a tejerlo!

eLISA

Vestido de flores tapiz

Así he decidido titular la última costura para mi, porque la TELA protagonista me recuerda a una loneta gruesa de flores que decoró los sofás de mis padres durante muchos años. A la vista parece eso, una textura gruesa, en relieve y áspera. Pero cuando la tuve en mis manos fue una sorpresa. Todo lo contrario: fina, con caída y aterciopelada. La compré en mi último viaje a Palma (me traigo telas como quien trae souvenirs) y no podía esperar a coser con ella. Y la oportunidad vino con este libro:

Como bien dice su título, todas las prendas incluidas se muestran en color negro, pero es obvio que las posibilidades a partir de ahí son las que cada uno quiera. A mi el negro no me hace tilín, así que interpretaré los modelos escapando de este color. Este libro es especial porque desde la editorial Gustavo Gili abrieron una sección DIY en la que por primera vez encontramos publicaciones de patronaje japonés en ESPAÑOL. En concreto esta, se encontraba en mi lista de deseos (en inglés, claro), así que cuando la editorial se puso en contacto conmigo para ofrecerme una nueva publicación no lo dudé. Hay 26 modelos en total, diseñados por Sato Watanabe, entre los que se encuentran blusas, vestidos, chalecos, abrigos, blazers, faldas… adaptables a todas las estaciones.

Dispone también de una INTRODUCCIÓN de herramientas de costura, las medidas por talla, cómo sacar los patrones de papel, así como un glosario de los símbolos utilizados en los patrones. La tabla de medidas que presenta se refiere a la prenda acabada, va de la XS a la L, y se divide en 3 dependiendo del ajuste de la prenda: suelta, normal y ajustada. Por lo que las dimensiones finales son diferentes, dependiendo de las características de cada prenda.

Los pasos de COSTURA son muy básicos, esquemáticos y numerados. Si habeis ya trabajado con otras publicaciones similares sabreis de lo que hablo. Si no, os aseguro que una vez que probeis estas indicaciones entendereis perfectamente como seguir la costura de todos los patrones japoneses. Están acompañadas de unos gráficos muy claros e ilustrativos que nos dan la información suficiente para poder llevar la costura a buen término.

El patrón elegido para estrenar este maravilloso libro, porque me costó elegir, es el VESTIDO señalado con la letra P (de ponible? de práctico?) Es muy sencillo en estructura pero tenía un cuello que me gustaba mucho, además acababa con un escote en pico (mi preferido) y esas puntillas en sisas y bajo me parecieron perfectas para utilizar con mi tela. Decidido! Así que copiados lo patrones y cortada la tela, su costura fue muy fácil. Me encantan los patrones japoneses, sin complicaciones, con un final siempre feliz y que nunca defraudan, sobretodo en comodidad 🙂

Ya no hay excusa, teneis que probarlos!

eLISA