Y si vuelvo con un tutorial?

A ver qué pienso… A ver qué se me ocurre que no suene a excusa barata.. A ver como JUSTIFICO lo que no cumplí en el pasado post… Y si os ofrezco un tutorial? Cuela? Y si además os dejo un patrón descargable por la cara? A que así no me tendréis en cuenta estos meses desaparecida en el blog?

Pues venga, que ya estamos a las puertas de las vacaciones, mis TALLERES han disminuido considerablemente y me estoy planteando nuevos retos a nivel 2.0 🙂 Hasta me he venido arriba y estoy pensando en dejar de lado mi vergüenza de verme y oírme en vídeo para comenzar a preparar mi canal Youtube 😮

Pero hasta que eso suceda (si sucede), sigo con mis explicaciones a la antigua usanza, como la que os presento: galería fotográfica de una costura con sus paso a paso; en este caso una funda de silla de comedor. Os sonará seguro, porque se trata de la archifamosa HENRIKSDAL de #ikea. Quién no tiene una por casa? o cuatro? o sabe de alguien que la tenga?

Llevo ya tiempo pensando en REDECORAR mi casa. He comenzado por la habitación de los niños, que ya esas camitas parecían de juguete para ellos y su habitación pedía a gritos una evolución. El reto resultó satisfactorio, así que el siguiente paso fue el salón. Mi casa le debe mucho a la marca sueca de muebles, si no es por ella, en plena mudanza y con Olivia en camino, podía estar esperando a amueblar el piso unos cuantos años. Además, mi conciencia cuando mis hijos derramaban todo tipo de líquidos por mesas y sofás podía descansar tranquila. Sabía que eso era provisional y sólo cuestión de tiempo que acabase haciendo cambios.

Los niños ya empiezan a ser conscientes de cuidar sus cosas y las de los demás, ya tienen sus tareas y aunque no dejan de ensuciar como es normal, yo ya consigo ver la casa de otra manera. Así que con el proyecto en mente comencé por reutilizar las sillas de comedor y cambiarles las FUNDAS. Y en una excursión de chicas a Portugal encontré las telas coordinadas perfectas, y cuando digo perfectas… es que eran perfectas!

Demontadas las fundas originales fue muy fácil fusilar el patrón. Con un papel apropiado fui marcando contornos y haciéndome con las 6 piezas de las que consta. Lo siguiente fue recortar las piezas de cada silla en las telas y comenzar a coser.

Si te animas, a continuación tienes el TUTORIAL para conseguir la funda Henriksdal 😉

Unir la pieza borde frontal a las piezas de los bordes laterales y sobrehilar o remallar los márgenes de costura juntos. Planchar.

Unir la base de la silla a los bordes por sus márgenes superiores.

Sobrehilar o remallar los márgenes juntos. Planchar.

Realizar un pespunte por el derecho a menos de 0,5 cm del lado superior de los bordes.

Preparar la pieza interior de una tela de algodón común (no va a estar visible) y sobrehilar o remallar por los cuatro lados.

Coser el velcro a uno de los lados largos de la pieza interior.

Unir los dos respaldos por todo su contorno.

Sobrehilar o remallar los márgenes de costura juntos. Planchar.

Realizar un pespunte por todo el contorno de la unión del respaldo por el borde de la pieza del respaldo trasero.

Colocar la pieza interior centrada al margen abierto de la base del asiento.

Con la pieza interior fijada, unir el respaldo delantero a la base del asiento, cosiendo las tres telas a la vez.

En este paso se unirá el perfil de los bordes-base-bordes. Sobrehilar o remallar los márgenes juntos. Planchar.

Sobrehilar o remallar todo el margen inferior de los bordes de forma continua (incluyendo las curvas correspondientes a cada pata).

Coser el velcro en la parte inferior de los cuatro bordes de la funda.

Para finalizar, hacer un dobladillo de 0,5 cm hacia adentro en los arcos correspondientes a cada pata para dejar rematada la tela que quedará a la vista.

Os recomiendo que si teneis varias sillas hagais primero la funda de una, y las demás a posteriori y en cadena, para aseguraros que os queda claro el proceso de costura.

Aunque es muy fácil de sacar las piezas de la funda, os dejo el PATRÓN en formato Pdf descargable a continuación:

PATRONES SILLA HENRIKSDAL

Sólo me queda por listaros los MATERIALES (por silla):

1 metro de tela loneta fina o algodón grueso de 1,50 metros de ancho

2 metros de velcro del lado suave (la parte que no pica). Yo usé el de coser, pero puedes probar con el de pegar (si tu funda no se lava a menudo).

1 retal de tela de algodón común (no se va a ver) de 13 x 32cm

Me encantaría ver vuestras creaciones, y si las compartís en redes o en vuestros blogs sería genial que adjuntaseis el hashtag #sillahenriksdalmamacosesola, así le seguiré la pista.

Mis sillas ya están luciendo en mi comedor. Hemos elegido cada uno nuestra tela favorita, y esa es nuestra silla, para lo bueno o para lo malo (el que la ensucie ya sabe como desenfundar y poner a lavar) 🙂

Estoy encantada de estar de vuelta!

eLISA

Vestido con gasa

A principios de verano estuve centrada en unos encargos para dos vestidos de INVITADA de boda, muy especiales, muy diferentes y con complicación extra. Hoy os presento el primero, donde el protagonista indiscutible es un tejido de gasa roja, por mucho que os llame la atención el estampado que lo acompaña.

1-to-mamacosesola

Se trata de un cuerpo con división a media sisa. En la parte superior el canesú de gasa roja en delantero y espalda y en la parte inferior un TEJIDO muy similar al mikado. Su rigidez, su cuerpo y su brillo son perfectos para cualquier prenda de ceremonia o celebración. Y en este caso, ese fondo aguamar con grandes estampados de flores mezcladas entre líneas y color, son un acierto seguro para que la invitada no pase desapercibida 😉

3-to-mamacosesola 2-to-mamacosesola 6-to-mamacosesola

Se eligió el rojo porque se buscaba un contraste con el aguamar y combinaba perfectamente con las tonalidades del estampado. El hecho de usar una GASA fue una opción arriesgada, porque se unían dos dificultades. En primer lugar la confección de un canesú forrado con el mismo tejido, por lo tanto conscientemente sabía que la costura se iba a transparentar y con ella todos los posibles defectos de tensión y enganche. En segundo lugar, debía formar una buena unión con la tela estampada, cuyas características son totalmente opuestas a la gasa.

Sobra decir que todos los márgenes de costura debieron entretelarse con una tira de fliselina perfectamente recortada en sisas, escote y margen de cremallera. Como dije antes, el forro del cuerpo es también de gasa, y debía cubrir la parte inferior (se ve en la siguiente foto cómo sobresale en la sisa y forma una línea de contorno roja).

El corte del cuerpo, casi palabra de honor, está formado por siete piezas (cuatro en la espalda y tres en el delantero formando dos pinzas desde la cintura al pecho muy originales). Es un patrón perfecto para un cuerpo ceñido y ajustado a la cintura, queda muy elegante. Os lo muestro en detalle:

5-to-mamacosesola 4-to-mamacosesola

Respecto a la FALDA, decidí dejar liso el contorno que corresponde a la pieza central del cuerpo y tablear el resto hasta el centro de la espalda. Para añadir volumen creé una falda globo uniendo el bajo al forro interior del vestido. Así conseguí un vuelo distinto, manteniendo un bajo desigual siempre por la rigidez de la tela. Me pareció más original y le daba un toque desenfadado al corte del vestido.

7-to-mamacosesola 10-to-mamacosesola 9-to-mamacosesola

Nos sobró tela, así que nos aventuramos con una CARTERA de mano, de base rectangular y cierre plano con cremallera metálica. Combinado en negro y con la bomber de encaje que acompañaba al conjunto conseguimos un toque de lo más informal y a la última.

11-to-mamacosesola 12-to-mamacosesola

A Mónica ya la conoceis, porque no es la primera vez que coso para ella. Ha confiado en mi desde el principio, y desde el minuto 1 que escoge vestido hasta el minuto 2 que lo estrena. Quiero darle las GRACIAS por ayudarme a compartir mis creaciones y mostrarlas tan bien, siempre con una sonrisa y del mejor humor posible. Sin su aportación estoy segura que las prendas no se verían ni la mitad de bien que se muestran. Gracias compi!

Y cómo no, a nuestro escenario preferido: QUINTA DE SAN AMARO, y a sus propietarios: Nacho y Julio, por dejarme usar cada uno de sus rincones, que son bonitos a más no poder. Volveremos!

Y hasta aquí la primera parte. En una semana más…

eLISA