Hace justo una semana tenía lugar la #quedadacostureraenvigo para repetir el buen día que pasamos hace un año. Blogueras y costureras nos juntamos para pasear por las calles de Vigo y entrar en TIENDAS de telas y mercerías. Y como viene siendo habitual, fue imposible salir sin compra 😉 De las costuras que surjan de las telas que nos llevamos para casa, os contaré en próximos post, porque no he podido esperar a coser, y algunas ya las tengo convertidas en prendas.

Y como también viene siendo habitual, antes de la gran reunión, nos juntamos para desayunar (yo) y visitar el mercadillo de Portonovo, Ana de Qué puedo hacer con esto y una servidora. De allí me llevé dos telas, una es la que os enseño hoy… convertida en VESTIDO.

Como siempre, y para no perder mi originalidad 😉 me compro un retal sin una medida concreta. Siempre me acabo apañando, y si no coso una prenda me decido por otra. Así que aquí lo que me llamó fue el estampado. Creo que estoy pasándome un poco con las flores, no creeis? Me gustó el color de fondo y esos fuertes amarillos y corales. En fin, que a una semana de la #quedadacostureraenvigo me apetecía llevar puesto algo DIY, así que saqué de Burdas y me encontré con el patrón Modelo 117 de la revista de Junio de 2015.

Empecemos por la estructura del patrón. Ufffff! a tope de complicada! (irónico). Un solo patrón para las cuatro piezas delanteras y de espalda. Vamos, una simetría total! Me pareció super sencillo y que podía sentar genial con ese escote en pico. MODIFICACIONES? Sí, por supuesto. La primera obligada por mi retal: hubo que reducir la capa y la diagonal casi queda en una recta 🙂 No entraba el patrón y no había mucho más que hacer.

Siguiente modificación: reducí el escote delantero 5cm y amplié el de la espalda, también 5cm. Siempre me pasa con los patrones Burda, si me descuido se me ve hasta el ombligo.

Y por último, como el corte del vestido era demasiado largo, usé ese trozo de tela recortado de la basta para hacerme un cinto (cosido a la costura de la espalda) que fue largo de más. A veces lo pongo en lazada y otras le doy dos vueltas a modo de fajín, como en este caso.

De donde ya no saqué tela fue para los bolsillos. Así que me aventuré con un crep amarillo que podía dar el toque chulo al conjunto. Y creo que lo conseguí, no?

Y lo estrené. Justo hace una semana. Qué día tan especial hablando con compañeras de labores que parece que de un año a otro ya éramos íntimas.

Os contaré más de la quedada, lo prometo.

eLISA

PARA QUE NO TE PIERDAS NADA

PARA QUE NO TE PIERDAS NADA

Añade tu CORREO electrónico para recibir las últimas NOTICIAS y actualizaciones de MAMACOSESOLA

Gracias! Consulta tu correo para confirmar la suscripción

A %d blogueros les gusta esto: