Colcha Dutch Rose

Este es el nombre de la labor de ganchillo que me ha acompañado toooooodo el VERANO. Y me ha acompañado de una manera muy especial: en su cesta, acompañada de sus ovillos, aguja e instrucciones impresas, al pie del sofá. Me pasa muy pocas veces pero en esta ocasión conseguí tener con ella una relación amor-odio.

AMOR porque tejerla no fue una decisión de un día para otro; desde que la ví me gustó y me lo pensé mucho, porque no tenía un espacio ni una finalidad en mi casa. Pero es que las fotografías que veía, esa aplicación en relieve, y la originalidad de combinar grannys tan distintos… me enamoró.

ODIO, pues sí odio. Odio porque nunca antes deshice una labor tantas veces. Pude haberla acabado hace tiempo, incluso antes de comenzar los calores, pero cuando algo no me convence, por mucho tiempo que pase, sé que acabaré deshaciendo la labor y volviendo a retomar. Y eso me pasó aquí, exactamente 5 veces! Oh por favor! Me desesperó bastante, pero esto es como un dolor, te olvidas y más ahora que ya está acabada. Os presento mi colcha Dutch Rose!

Este proyecto pertenece a la maravillosa Rachele Carmona, maravillosa hasta decir basta! Porque su nombre está relacionado con numerosos CAL presentes en su web Cypress Textiles, con un espacio también en Raverly, con multitud de patrones a tu disposición de forma totalmente gratuita. En Youtube tiene un canal en el que explica cada uno de sus proyectos, paso a paso y muy detalladamente. Qué más se puede pedir! Sólo tienes que seguirla en redes para confirmar el gran nivel de trabajo que tiene con la aguja. Cualquiera de sus labores te enganchará y querrás tejerlas todas, es una ARTISTA increíble!

Esta colcha presenta varias particularidades, lo que hace que llame la atención nada más ver el prototipo final de su creadora:

1. Las aplicaciones: se trata de un hexágono con dos diseños distintos, el abuelita y el floral. De estos parten los otros dos, que son la mitad de los primeros. Para mi, aunque no se trate de aplicaciones propiamente dichas, me pareció muy interesante el tejer los espacios vacíos que quedan entre hexágonos para formar la línea recta de los dos lados de la colcha.

2. El diseño: la posibilidad de elegir un modelo más atrevido con un triángulo irregular añadido a una esquina de la manta, formado por líneas de colores coordinados con el resto de la labor. O, como fue mi caso, la decisión de deshacer este triángulo asimétrico y realizar toda la colcha con las aplicaciones (no lo veía, no me gustaba, no acababa de convencerme, yo qué sé! deshice y punto).

3. Las dimensiones: el proyecto puede ser lo grande que tu quieras. Desde un tamaño bebé, a una manta enorme! Lo puedes definir desde el principio para concretar el número de aplicaciones de cada, que tienes que elaborar… o verte como yo, a punto de finalizar y darte cuenta de que la simetría no coincidía y necesitaba tejer unas 8 aplicaciones más! Casi nada! Pues venga, a echarle ganas y seguir tejiendo para acabar.

4. Los colores: otra cosa no, pero colores tienes los que quieras y más. Puedes seguir una paleta concreta, dependiendo de a dónde vaya dirigida tu colcha. En mi caso me gustaba tal cual la foto de partida e intenté, con algunas variaciones, seguir esa policromía. Esto fue también lo que me complicó la labor, porque aumenté la gama de colores, además de trabajar con dos tipos de algodones. Del mismo grosor sí, pero con texturas diferentes. Uno más suave y mullido como el de Sostrene Grene y otro más rústico como el de Drops.

Para finalizar quedaba lo que más me gusta, tejer la PUNTILLA. Y aquí volví a deshacer. Según patrón la puntilla puede tejerse de restos, pero es que yo no acababa de verla, era demasiado colorín para mi. Así que opté por asegurar los colores en cada vuelta y que fuese lo más homogénea posible. Esto lo resalté usando tonos neutros, el color lo dejaba para las aplicaciones, y seguro que las destacaría más si cabe. Me gusta como quedó. Y a tí, qué te parece?

Yo ya la he estrenado, pienso que le acabaré cogiendo todo el cariño que le quité estos meses. La ALEGRÍA es doble, por acabarla y porque ya puedo pensar en una nueva labor para principios de curso.

Empieza Septiembre, así que nos vemos en los talleres!

eLISA

2 replies on “ Colcha Dutch Rose ”
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *