Flores y cadenas en turquesa

Ya hacía tiempo que no me adelantaba tanto a la TEMPORADA, y que no estrenaba antes de tiempo! Yo creo que fue un reto que me planteé cuando me encontré con una maravilla de estampado tendencia total y un patrón tan interesante. El problema apareció cuando ya creía acabar: me había equivocado de talla 😮

Pues esta es la historia resumida de este vestido. Todo comenzó asomándome al puesto del mercadillo, con la intención de picar algo. Y lo ví. Ese ESTAMPADO turquesa con unos colores tan llamativos en forma de flores, cadenas y cinturones… Y es que además se trataba de un crep muy fino, con una caída super, un tacto sedoso e ideal para no forrar. Metro y medio, o lo que es lo mismo, todo el retal, me lo pido!

A continuación me pasé a por la Burda. Ya la había ojeado a través de internet gracias a las múltiples reseñas que se ven en redes y blogs, y sabía que esa tela era un acierto seguro para un PATRÓN en concreto. Un vestido camisero, el modelo 118, totalmente floreado, en tonos oscuros, eso sí, pero ideal para mi tela.

La cuestión es que no tardé en sacar mi TALLA, ya sin mirar… porque en el Burda, mi talla es la 36, sí, sí, porque la Burda talla grande. Yo soy una 38 de toda la vida, y aquí fue donde empezó todo. Bueno, aquí no. Fue unas 4 horas después de cortar tela, entretelar, coser canesú, cuerpo, montar cuello y abotonadura, fruncir uniones, rematar basta, cerrar falda con cuerpo y poner la cremallera invisible. Sólo me quedaba montar las mangas y coserlas… pero antes me dije: “voy a probar y así ajusto bien” Jajajajajajjajaja

La cara que se me quedó delante del espejo cuando el vestido, porque ya era un vestido… no cerraba, ni pasaba de cadera vamos! Uffffff! estos momentos que te quedan para el recuerdo y que no sabes a quién bajar o subir de otra dimensión. Una talla más! necesitaba una talla más, porque aunque la cintura va ceñida, es que ahí no había manera de respirar! Pero lo mejor es que la cabeza va a mil y buscas SOLUCIONES rápidas y posibles. Bien, pues se conjugan los astros y me doy cuenta de que el hecho de no plisar según patrón la falda y decidir fruncirla por falta de tela… eso me permitió aumentar el contorno de cintura. Por el margen del cuerpo, también me vino estupendo que se frunciera en espalda y delantero para poder ganar centímetros de contorno. Y la poca tela que me sobró la invertí en la tira de la cintura doble, una nueva por supuesto, pero ya acorde con mis medidas. Fue lo único que modifiqué, porque el vestido era mi talla, sólo que ahí no sé qué pasó que mis medidas no correspondían como otras veces. Yo de vosotras, si os animais, confirmaría antes este contorno, por si acaso 😉

 

Pues esta es la historia de este vestido. Llámalo despiste, llámalo error, llámalo prisa sin tener por qué. La lección? Nunca ir a ciegas con un patrón, aunque estés muy acostumbrada a coser con ellos.

Te ha pasado alguna vez? Dime que sí 🙂

eLISA

8 replies on “ Flores y cadenas en turquesa ”
  1. ‘Alguna’ no, varias!!! y es para matarme, pero como tengo una amiga que tiene justo una talla menos que yo pues hereda…. y ella tan feliz!
    El vestido me parece precioso, te confieso que el del Burda no me llama la atención porque me parece demasiado monjil, pero es que tu tela…es pre-cio-sa! Así que el resultado final me parece muy bonito y llamativo. Un besote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *