Ir de compras con ellos

Con ellos… me estoy refiriendo a los pequeños de la casa. No, aquí no hablamos de nuestra otra costilla. Aquí hablamos de cosas importantes que llegan a complicarnos un feliz y deseado día de compras.

Ya no me acuerdo de cuando me relajaba saltar de tienda en tienda, simplemente para ver, tocar, probar y si caía algo, para la saca (siempre había motivos para estrenar). Ya no me acuerdo cuando “quedabas” para ir de compras como quien iba de excursión: compritas / café / compritas / comida / compritas / otro café / compritas / vuelta a casa cargadita de lo que fuese… En tu cabeza ya enumerabas dónde y lo qué te ibas a probar. Y no hace tanto, porque hablamos de 4 años que pasaron volando. Y en realidad no dejaste de ir, porque sigues visitando tiendas. Eso sí, cada período de rebajas, oportunidades, liquidaciones u ofertas outlet… y si tu vecina te dice que es la semana de los pantys, allá vas tú también.

La pregunta es: ¿Cómo se lo monta una para pasárselo igual de bien comprando?

Las diferencias son: muchas (reducidas en dos) Dos niños que a veces si, y otras veces también, deciden que probar ropa no sea tan divertido como te parece a ti.

cuandomamacosesola

Sin ir más lejos, la semana pasada en una tienda de chaquetas, camisetas y complementos artesanales (si la dependienta me tiene localizada, estará acordándose de toda mi familia).

Está próxima una celebración y la niña necesita para el vestido que ya tengo cosido, una chaqueta a juego (por ahora el punto es para mi misión imposible). Yo no sé si es que ya la pongo sobre aviso antes de entrar y ese es mi error… o es que lo sepa o no, pisar una tienda para probar es cargarse de negatividad. Pues la respuesta a ponerse la chaqueta es que NO. Y tras esto se transforma. Chuky a su lado, un bendito. Se tira por el suelo. Su padre la agarra y yo meto la primera manga. Extiende el pulgar para que por allí no pase ni media mano y lo peor: ver como la dependienta contenida ya se imagina su chaqueta deformada.

Al final, a ojo de buen cubero, me imagino la talla que le va bien y como quién pone los números para la Primitiva digo… venga, la 3! Que así le vale para el año que viene! Lo mejor es cómo acaba todo: salir por la puerta del comercio y con una sonrisa de oreja a oreja: “Mami, vamos al parque?”

esmamacosesola

Seamos sinceras, trucos siempre tienes y los conoces bien para saber llevarlos a dónde tú quieres, pero… y lo que te cuesta?

Mi hijo es un santo, hay que reconocerlo, pero cuando se trata de moverse recado va, recado viene… se arrastra como Cristo con su cruz. Chicas, es que le entra un cansancio de repente que a la tienda que vayamos allí se desploma, haya silla, banco o suelo sin ocupar.

Mi truco-chantaje es la visita a un escaparate al que se pega estilo Spiderman. Desde fuera lo que se ve es el mundo Disney al completo. Él tiene 30 minutos de reloj para escoger un muñeco y yo para tomar un café (os juro que lo necesitamos los dos). Esta es la última compra. A partir de ese momento ya no puedo amenazarle con nada para que me siga el ritmo.

Decidme que esto es “normal”, que nos pasa “a todas” y que son “etapas”. O no?

eLISA

20 replies on “ Ir de compras con ellos ”
  1. jajaja. me parto. me siento identificada contigo. Por suerte trabajo en una zona muy comercial y hago las compras en la hora dl desayuno y en el almuerzo. Asi q voy sola y muccho mas rapida. Pero el dia q vamos en familia a comprar hay que recurrir al chantaje, al movil y a mil trucos mas… siempre acabo pensando q no merece la pena. Lo compro yo y si no lo descambio.jeje. Un besote guapa y animo.

    1. Mi problema es que donde vivo la mayoría de tiendas cierran al mediodía. Si no me voy a un centro comercial que ya tengo que desplazarme, me organizo de antemano. Veo que las nuevas tecnologías nos echan una mano a todas. Un saludo guapa!

  2. Tu por lo menos lo intentas, yo ya he abandonado esta cruzada, ni ir al Mercadona podemos, porque somos dos adultos para 3 niños, y entonces quién compra???, hemos desistido, uno se queda en casa con los 3 y otro sale de compras. Lo que nunca falla … compras online, más o menos ya tienes el cálculo de su talla y la tuya y es una forma rápida, pero rápida, de gastar. Un beso

  3. Ay los pequeños son un caso!, yo también tengo 2 (11 y 5 años) y cuando se trata de compras pues ya no me hago problema, antes de salir les aviso que es lo que voy a hacer y si quieren ir bien sino no, se quedan con el papá y tendrán que ponerse lo que les compro (ya les tengo medidas las tallas y si les queda un poquitín grande mejor). Cuando no les toca de otra que salir conmigo el mayor con lo típico “aburrido”, pero no me hace problema porque ya está más grande, y la nena si va contenta como que ya le está gustando esto de ir de compras, pero si me demoro mucho o les pruebo mucha ropa si se me aburren así que saliendo de la tienda les compro una rico helado.

    Lo de los juegos del celular es buena opción, aunque sea con el juego de la culebrita se entretienen.
    Recientemente me pasó algo similar, mija me hizo un teatro en el patio de comidas por no querer comer la sopa, con decirte que con todo y llanto hasta se atoró y obviamente como era fin de semana ese patio de comidas lleno! y lo primero que se te cruza por la cabeza es que todo el mundo me está viendo y pensando: ¡qué le hará esa mamá mala a la pobre niña que tanto llora?! cuando la verdad no le tocas ni un pelo, y mi marido y mijo buscando un hueco donde meterse.

    Ya de eso un mes y no hemos vuelto al patio de comidas porque le dijimos a mija que ya nos dejan entrar porque se portó mal, y ella convencida de que es cierto me ha prometido ya portarse bien para la próxima vez que vayamos a comer, este fin de semana la llevo nuevamente para ver como nos vá y te cuento.

    Así que como verás a todas nos pasa, lo que si funciona es anticiparles que es lo que se va a hacer antes de salir de la casa y diciendoles que tu sabes que ellos pueden portarse bien y que pueden disfrutar como familia saliendo a hacer lo que sea, toma tiempo pero funciona.
    Un abrazo.

  4. Me he visto reflejada totalmente!! La cosa ha mejorado un poco con los años(jeje, mis chicos tienen 5 y 3 añitos), pero realmente ha mejorado, jeje.
    Besos

  5. jajajajajaja no me he podido reír más!!! y yo que normalmente voy sola con las mías(4 y 1 añitos) a todos lados y la mayor empieza a decir que se aburre y la pequeña a corretear para todos lados, y la madre que se vuelve loca y ya decide salir de la tienda por cansancio, y pasamos a la siguiente, pero sin ni siquiera parar para que a las niñas no les de tiempo a decir ni “mu”. Por cierto, totalmente de acuerdo con Miren, dentro de nada (porque el tiempo pasa volando) nos estarán pidiendo ir de compras a nosotras!!

  6. Yo solo tengo un peque de casi 20 meses y ya desde que nacio se ponia a llorar si paraba el cochecito delante de un escaparate, me tenia horas caminando sin parar y ya veia lo que me esperaba… Ahora empiezo a echar de menos eso mismo que dices de compritas, cafelito, compritas (me ha encantado la explicacion) y la unica manera es dejar al peque con mi marido y escaparme un rato pero a veces me siento algo mal, tal vez injustificado pero es asi. Aunque justo hace una semana fui a una tienda y estaba tan entretenido mirandose en los espejos del probador que consegui comprarme unas zapatillas y un panatalon UEEE! qué feliz se pone una con tan poca cosa jejeje, animoooo!! besos!

  7. Ja, ja,ja,ja,ja!!! Como la vida misma, vaya! Ya llegarán los días en que querrán, sobre todo ella, que les lleves de compras… pero para comprar lo que a ellos les gusta, y tu, de paganini. Nosotros habremos hecho igual. Besos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *