Un abrigo con sabor mostaza

He vuelto a la rutina de talleres y he vuelto a coser. No puedo ser tan productiva como hace un año porque mi ocupación principal ahora es otra (una oposición, no digo más), pero es imposible ver a tus alumnas trabajar en un proyecto y yo estar sin coser nada.

Así que me propuse un patrón infantil muy accesible y una prenda como un abrigo que tanto me gusta trabajar. Es un básico de todos los inviernos y podéis ver que soy reincidente AQUÍ y AQUÍ.

En esta ocasión me olvidé del rojo y elegí un paño mostaza combinado con un forro que guardé muy mucho porque me gustó tanto… que no encontraba la costura ideal. Tiene dos caras, una azul Klein con mucho brillo y la otra más marino y más mate con puntitos.

El resultado es un abrigo con corte chimenea en el escote, cerrado con dos automáticos escondidos y con dos bolsillos plastón cosidos a mano.

El patrón podía ser más vistoso con manga francesa, pero digamos que en invierno muy práctico no es, sobretodo con manga larga debajo. Además a mi hija la manga francesa (manga cutre para ella) no le hace ni pizca de gracia.

Ahora que me he puesto en marcha intentaré no parar. Ya estoy pensando en un abrigo para mí o en un vestido para ella. Qué será?

eLISA

2 replies on “ Un abrigo con sabor mostaza ”
  1. El abrigo es ideal, me chifla. Tengo que hablar muy seriamente con mi hija a ver si quiere un abrigo, que siempre que veo los tuyos me das mucha envidia. Aunque con el ritmo de costuras que llevo (nulo) no sé si llegaré a hacerlo aunque me diga que sí le gusta. En fin. A ver si vuelven mis ganas costuriles que la máquina de coser me echa de menos.
    antes de hacer nada más para la niña (seguro que tiene ropa de sobra) quiero ver ese abrigo tuyo.

    Bicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *